Nuestro blog

04 de abril de 2017

El proceso: el cuero

a. El material

Acá es donde Nimes empieza. Sin cuero, no hay producto. Es realmente nuestra prioridad. Si bien usamos diferentes tipos de cueros para diferentes productos, todos tienen algo en común: son naturales y su proceso de curtido es vegetal. Esto es muy importante, porque quiere decir que nuestros cueros no pasan por ningún tipo de procesos químicos para lucir de manera diferente y además, que todo el teñido se realizan con taninos provenientes de la naturaleza (lo más común es la corteza de árbol).

Estas características, que no comprometeríamos por nada en el mundo, hacen que nuestros productos sean honestos, que respeten de donde vienen.

Son como tienen que ser, y cada persona que los use tiene la responsabilidad y oportunidad de convertirlos, con su uso, en el cuero que más se parezca a la vida que llevan.

b. La curtiembre

Nuestra curtiembre es nuestro mejor cómplice, lejos. Después de mucha experiencia con proveedores y tipos de cueros, encontramos gente al sur de la ciudad de Buenos Aires que realmente trata al material con muchísimo cuidado, respeto y sustentabilidad.

Nuestra curtiembre es la única en nuestro país que trabaja con un proceso de reutilización y reciclaje de los residuos que producen, haciendo que todo su ciclo, desde que el cuero llega hasta que sale, sea responsable con el medio ambiente.

c. El corte

El cuero llega a nuestro taller en Palermo. Ahí, todos los sábados, entre molderías, música y cueros, cortamos todos los pedidos a la vista, y en menos de una semana tenemos los productos listos, cualquiera sea el cuero que utilicemos. Ningún producto va a ser igual al otro, si bien los modelos son los mismos, porque el animal es único y su cuero también. Cada uno toma la forma que mejor le queda a la cartera o bolso en el que se va a convertir.

Pero más sobre nuestros tipos de materiales en otro posteo. El cuero es la semilla de todo, y esto recién empieza.